Cuando se habla de ofensiva en Cuba, un año resalta por encima de todos, 1996. Año, además, que pasó a la historia por la obtención del segundo título olímpico del Béisbol Cubano, la eliminación de las Series Selectivas y la creación de las efímeras Copas Revolución, y por ser el año de una de las Páginas más negras de la Pelota después de 1959, el retiro en masa de muchas leyendas del Béisbol Cubano que, por ser llamados “Viejos”, fueron forzados a retirarse cuando aún estaban en plenitud de forma.

Pero el que ha seguido el decursar de las Series Nacionales, recordará la temporada de ese año por su brutal ofensiva y sobre todo, por la enorme cantidad de jonrones que se conectaron, tanto en la temporada nacional, como en la Copa Revolución.

La combinación del bate de aluminio, con una bola extremadamente viva, unido a la presencia de los más grandes sluggers del Béisbol Cubano (Kindelán, Pierre, Junco, Romelio, Omar, etc…) dieron al traste con que fuera ésta, la campaña más escandalosamente ofensiva de la Historia de las Series Nacionales.

Aquí les regalo algunos datos que evidencian tal afirmación:

XXXV Serie Nacional de Beisbol

  • Bateo Colectivo: 311
  • JJ: 516
  • HR: 1332!!!
  • HR/JJ: 2.58!!!
  • VB/HR: 26.8!!! (Brutal)
  • Los equipos de La Isla, La Habana, Matanzas, Villa Clara y Santiago. sobrepasaron los 100 jonrones en apenas 65 desafíos.
  • Los Equipos de La Habana y Villa Clara lograron una frecuencia jonronera colectiva de un jonrón en menos de 20 veces al bate, un número que, individualmente es muy bueno, pero para un colectivo es de otro planeta.
  • Un total de 5 bateadores lograron average por encima de 400.
  • Los 50 mejores bateadores de la Serie estuvieron por encima de 333 de average.
  • El PCL colectivo de la Serie fue de 5.93 y el WHIP de 1.69.
  • Ningún colectivo de picheo bajó de las 4 Limpias por juego de 9 inning y sólo Pinar del Río permitió como promedio menos de 10 hits por partido (9.58), el promedio de la Serie fue de 11.23 por equipo, o lo que es lo mismo, más de 22 hits por encuentro.

I Copa Revolución

  • Bateo Colectivo: 332!!!
  • JJ: 120
  • HR: 409!!!
  • HR/JJ: 3.41!!!
  • VB/HR: 20.9!!!

Todos estos números aún mayores que los logrados en la Serie Nacional, con un nivel de concentración de calidad más alto, pues sólo participaban los 8 mejores de la Serie con varios refuerzos.

  • Un total de 11 bateadores superaron la marca de 400!!!
  • El picheo colectivo fue de 6.87 y el WHIP de 1.82!!!!
  • Ningún Colectivo de Picheo bajó de 5 limpias por juego!!!
  • El promedio hit por juego fue de 12. 32 (de cada equipo), o lo que es lo mismo, más de 24 hits por encuentro!!!

Si unimos los resultados de ambos torneos, tenemos que, en una campaña de 95 partidos (65+30), el bateo colectivo entre ambos torneos fue de 315, con 1741 jonrones en 636 partidos.

El promedio de jonrones por juego fue de 2.74, y la frecuencia jonronera fue de un jonrón cada 25.44 Veces al Bate, algo realmente sin precedentes y sin paralelo en nuestras Series Nacionales. El promedio de hit por juegos fue brutal, 21.93.

Entre las individualidades más destacadas ese año estuvieron:

  • Orestes Kindelán (34 jonrones, 115 hits y 378 de Average)
  • Omar Linares (27 jonrones, 111 hits y 392)
  • Luis Ulacia (409, con 141 hits y 10 jonrones
  • Romelio Martínez (33 jonrones y 313 de Average)
  • Oscar Macías (30 Jonrones, 128 Hits y 363 de Average)
  • Eduardo Paret (392 de Average, 118 hits y 10 jonrones)

Hubo varios más que sonaron fuerte el aluminio, y sin dudas muchos récords ofensivos se hubieran roto si la estructura hubiera sido otra, pero de igual manera, la temporada 1996 pasará a la historia como la Campaña jamás vista en la historia del Béisbol Cubano. Por hoy es todo, sin más, nos vemos en la próxima.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here