Por: Robiel Vega Aguilera
Fotos: Joel Río González 

Para nadie es un secreto que el jonrón en el béisbol es como la sal de la vida. Lo más espectacular, nada se compara a la sensación de ver como una pelota se lleva cerca mientras la observamos como se aleja del alcance de todos.

Un día como hoy hace 23 años, se logró por última vez en nuestros Torneos Nacionales la hazaña de conectar 4 jonrones en un partido. Un hecho que por su dificultad, sólo se ha logrado solamente tres veces en nuestra isla.

No es casualidad tampoco que las tres veces que se logrará fuera entre los años 1989-1997, años en los que el bate de aluminio y la bola viva provocó que varios récords ofensivos, sobre todo en los que corresponden a un juego, vieran aumentados considerablemente el listón. Luego del regreso de la madera, nadie más a osado llegar a tan impresionante cifra.

La II Copa Revolución en 1997 fue un ejemplo de esa ofensiva desatada por el el aluminio. Varios hombres por encima de 400 y un líder en jonrones con 13 en apenas 30 partidos hablan por sí solos.

En ese contexto, el bateador más completo de los que han pisado los diamantes de nuestras Series Nacionales, Omar Linares, repitió por tercera y última vez hasta la fecha, la proeza que años antes lograran el agramontino Leonel Moa y el Matancero Alberto Díaz, desapareció 4 pelotas en el choque, ese día, contra el conjunto de Villa Clara.

No es casualidad que en 59 temporadas Béisboleras cubanas, sólo 3 bateadores hayan logrado tan difícil marca.

Leonel Moa Jals se convirtió en el primer bateador de cuatro cuadrangulares contra los pitchers de Granma, el 10 de diciembre de 1989, en el desarrollo de la Serie Nacional número 28. Seis años después, para ser exactos, seis años y una semana después, el 17 de diciembre de 1995, el yumurino Alberto Díaz igualó la hazaña, este precisamente ante el equipo de Camagüey, en el estadio del Municipio Colón.

Los cuadrangulares de Moa, en aquella primera vez, fueron en el segundo inning con un compañero en circulación frente al diestro Idalberto Castillo, cuarto capítulo contra Maudelángel Mendoza con dos hombres en bases, en el séptimo y noveno episodios con bases limpias frente a Ernesto Guevara Ramos.

Lo curioso de Alberto Díaz es que Jugó en 16 Series Nacionales desde la temporada 1983 – 1984 hasta 1998-1999 y fue más bien un jugador de cambio en la mayoría de su carrera dentro de los equipos yumurinos en que militó. Además solo conectó 67 jonrones en toda su carrera, con una frecuencia de de un cuadrangular cada más de 37 veces al bate, pero en aquella jornada del 17 de diciembre de 1995, estaba tocado por los dioses, y para mayor coincidencia, ese día Leonel Moa era el inicialista de los agramontinos, ¿curioso verdad?

Pero un 8 de abril de 1997, en aquella muy ofensiva Copa Revolución, el Niño Linares, en su Capitán San Luis de tantas jornadas, se convirtió en, hasta la fecha, el último bateador en lograr tal hazaña.

Lo llamativo fue que tuvo la oportunidad de disparar un quinto jonrón, cuando el serpentinero Jorge Martínez comenzó a lanzarle bolas malas. La afición protestó y en el próximo envío, una recta al medio, Linares hizo swing y la pelota se elevó a lo profundo del jardín central… pero Oscar Machado engarzó la pelota.

Ustedes pudieran pensar que un hombre capaz de batear 404 jonrones en su carrera lo era también para conseguir cuatro en un juego. Orestes Kindelán sumó 487, en siete oportunidades conectó tres en un partido… pero nunca alcanzó el cuarto. Así es el béisbol.

Referencias:

http://www.granma.cu/temas-beisboleros/2018-12-20/toda-una-hazana-20-12-2018-22-12-28?page=2

https://swingcompleto.blogspot.com/2017/12/casi-3-decadas-despues-4-jonrones-en-un.html?m=1

http://www.ecured.cu

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here