Robiel Vega Aguilera June 18, 2020

Todo no está dicho en la historia de las Series Nacionales. Aquí te dejo 7 curiosidades que a lo mejor no conocías. Datos impresionantes de nuestro béisbol.

1 Un solo lanzador en la historia de nuestras series nacionales ha lanzado un juego completo (9 inning) sin permitir hits, y aún así perdió el partido. Esto ocurrió el 16 de marzo de 1968, cuando se enfrentaron dos equipos de la antigua provincia de Camagüey, Granjeros y Camagüey. Allí, Florentino Alfonso, lanzador del conjunto Granjeros, dejó sin hits a sus contrarios, pero aún así perdió el juego 1 carrera por cero.

2 El primer equipo que logró un título de Serie Nacional con un promedio de Ganados y Perdidos superior al 75 % fue Henequeneros. Esto ocurrió en la IX Serie Nacional, en 1970, cuando los matanceros ganaron 50 y perdieron solo 16 partidos bajo el mando de Miguel A. Domínguez.

3 Las Series Selectivas fue un torneo élite que se disputó entre los años (1975-1995). En esos torneos un solo lanzador logró bajar de una carrera limpia por juego en su PCL. Esta hazaña la logró el avileño – camagüeyano Omar Carrero en la segunda edición (1976), cuando promedio para excelente 0.62.

4 El 3 de noviembre de 2009, Alexey Bell se convirtió en el pelotero cubano que más records empató o superó en un mismo juego de pelota. En aquel partido contra Camagüey, el Tato Bell entró a la historia:

  1. Conectó dos jonrones en un inning, lo que igualaba la marca para más cuadrangulares en una entrada.
  2. Esa era la segunda vez que lo lograba, por lo que se situó junto a Fausto Álvarez y Ernesto Molinet, como los únicos en lograrlo dos veces.
  3. Los dos jonrones conectados en ese inning fueron con las bases llenas, lo que también resulta un récord absoluto.
  4. Con esos dos bambinazos, empujó 8 carreras en ese mimo inning, también otro record absoluto.
  5. En total, en el juego, empujó 12 carreras, lo que igualó el récord de Fernando Hernández.
  6. Los dos jonrones con las bases llenas, en el juego, también igualó otro record, que comparte con 5 jugadores más.

En Total, Bell implantó dos nuevos records absolutos y empató otros 4, todas esas marcas aún están vigentes en la pelota cubana.

5 La menor frecuencia jonronera para una Serie Nacional fue la lograda por Orestes Kindelán en la Serie Nacional 1987-1988, allí fue el líder jonronero del Oriente del país, pero no fue el que más conectó, aún así, lo logrado por el Kinde no ha tenido comparación: 22 jonrones en 140 VB, una Frecuencia de 6.36. Otros con frecuencias impresionantes han sido: José Dariel Abreu (2010-2111 / 212 VB-33 HR- 6.42), el propio Kindelán tuvo otra temporada de frecuencia menor a 7 (1988-1989 / 164 VB – 24 HR – 6.83) y Romelio Martínez (87-88 / 160 VB-23 HR-6.95). La lograda por Joan Carlos Pedroso, en la IV Superliga en el año 2005, fue incluso inferior, cuando disparó 14 jonrones en 91 VB, para 6.5.

6 El propio Kindelán tiene otra marca impresionante, que se deriva de la anterior, “El Tambor Mayor” tiene la mejor frecuencia jonronera en dos series consecutivas. Entre 1987 y 1989, Kindelán despachó 46 jonrones en apenas 304 Veces al bate, para un resultado de 6.61, nadie ha podido bajar de 7 uniendo dos campañas regulares. Para que se tenga una idea, el próximo en la lista es el Pito Abreu, cuando entre 2010 y 2012 despachó 68 vuelacercas en 494 turnos, para una espectacular frecuencia de 7.26.

7 Nadie fue tan temido de lanzar en tres años consecutivos como José Dariel Abreu. Entre los años 2010 y 2012, el Pito resultó líder, los tres años en Bases Intencionales, siendo el único pelotero al que han boleado más de 30 veces en 2 Series Nacionales. Por si esto fuera poco, en 2010 y 2012, fue líder en pelotazos recibidos.

Para que se tenga una idea, en el año 2010, José Dariel se convirtió en el único bateador al que han boleado intencionalmente o golpeado por lanzamiento, más de 60 veces en un mismo torneo (32 BI y 30 DB). Además, recibió otras 44 bases más. En 2011, en apenas 66 juegos jugados recibió 58 BB, 21 de ellas intencionales y 21 pelotazos. Por último, en 2012, en 76 desafíos, recibió 75 bases, 33 intencionales y 22 pelotazos.

En total, en esos tres años, jugó 231 partidos, recibió 207 boletos (cada 1.11 partidos), de ellos 86 intencionales (cada 2.69 JJ), el 41.5 %, y le propinaron nada menos que 73 pelotazos (cada 3.16 JJ). Abreu era boleado o golpeado cada 1.45 partidos, osea, dos veces cada tres desafíos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here