De la preocupación a la tristeza, así se puede definir la tarde del domingo para los seguidores de “La Potencia” y los amantes del béisbol cubano. Primero desaparecido, y luego la confirmación de que no continuaría jugando la presente temporada, nos llenó de pesar a los que deseábamos seguir viendo a Yoenis Céspedes desparramar su talento por todos los terrenos de la MLB.

Para Yoenis fue una decisión difícil, es cierto que su rendimiento estaba siendo deficiente, sobre todo en los últimos tres partidos donde sólo había conectado un hit; pero la forma en que se desarrollaron los hechos podrían crear un mal precedente para su futuro, pues para la próxima campaña, La Potencia de Campechuela será declarado Agente Libre y a sus 34 años, los malos números después de su regreso y la manera en que abandonó el equipo sin avisar, podría difultar su retorno, ya hemos visto cómo la mala fama a afectado a Yasiel Puig.

De igual manera, las razones que esgrime el jardinero granmense son válidas, la situación del Coronavirus es cada vez más compleja y es derecho de cada cual proteger su salud. Ahora, cabría saber hasta donde pesó la situación epidiomiológica y hasta dónde los problemas con recuperar su swing, pues 15 ponches en 8 partidos es demasiado.

Podríamos pensar que Céspedes no quería cerrar su carrera en los Mets dejando esa imagen, o tal vez su único motivo fue garantizar su salud, de igual manera, eso solo lo sabe él y creo además que cualquiera de las dos razones son igual de entendibles.

Para los que, como yo, lo admiramos y deseamos volverlo a ver retornar a las Mayores, sólo podemos desearle la mejor de las suertes, y que el resto de los equipos vean más allá de unas pocas semanas de malos resultados y un mal manejo de su salida. Espero, de todo corazón, que este no sea el final de tan hermosa carrera. Sin más, nos vemos en la próxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here