Complaciendo al amigo Gerardo, de mi tierra Las Tunas, hoy les dejaré los toleteros que con mayor frecuencia han conectado cuadrangular en una Serie Nacional, no importa el formato de ella.

La menor frecuencia jonronera para una Serie Nacional fue la lograda por Orestes Kindelán en la Serie Nacional 1987-1988, allí fue el líder jonronero del Oriente del país, pero no fue el que más conectó, aún así, lo logrado por el Kinde no ha tenido comparación.

22 jonrones en 140 VB, una Frecuencia de 6.36, realmente fuera de Serie.

Otros con frecuencias impresionantes han sido:

  • José Dariel Abreu (2010-2111 / 212 VB-33 HR- 6.42).
  • El propio Kindelán tuvo otra temporada de frecuencia menor a 7 (1988-1989 / 164 VB – 24 HR – 6.83)
  • Romelio Martínez (87-88 / 160 VB-23 HR-6.95).
  • La lograda por Joan Carlos Pedroso, en la IV Superliga en el año 2005, fue incluso inferior, cuando disparó 14 jonrones en 91 VB, para 6.5.

Pero si nos remitimos a las frecuencias de jonrones por partido, según la estructura de la Serie, tenemos que la frecuencia más impresionante fue la lograda por Lázaro Junco en 1988, 25 jonrones en 48 desafíos, señores, de otra galaxia, la razón de jonrones fue de 0.52 por encuentro, lo que llevado a 90 desafíos da, nada menos que 47 jonrones, algo impensado en nuestra pelota donde el récord es de 36 en 96, a razón de 0.38.

Aunque hay que señalar que en la Serie de Oro, cuando Abreu logró sus escandalosa frecuencia jonronera, jugó apenas 66 partidos, por lo que, a pesar de ser una Serie de Formato de 90 Juegos, la frecuencia por partido de Abreu fue de 0.50 jonrones… Sin palabras.

Menciones en este aspecto para dos de los más temibles toleteros de la pelota cubana ya mencionados anteriormente: los referidos 24 jonrones de Kindelán en 1988 en 48 desafíos, a razón de 0.50 por juego, lo que sumarían 45 en una Serie de 90 juegos.

Con esa misma razón de cuadrangulares, pero en menos desafíos, la renombrada actuación del tunero Joan Carlos Pedroso, en la IV Super Liga en el año 2005, vistiendo precisamente los colores de Santiago de Cuba, cuando disparó 14 jonrones en 28 encuentros, (15 en 30 si contamos los dos partidos del Play Off). Dos registros sencillamente espectaculares.

Dos últimas menciones, y lo hago sobre todo porque fueron en una Selectiva, los 30 jonrones en 63 partidos de Kindelán y los 28 en 60 de Pedro José Rodríguez en 1978. Ambos llevaban ritmos arrolladores (0.48 y 0.47), para 43 y 42 jonrones en formatos de 90 juegos.

Hasta aquí este recorrido por los jonroneros que con mayor frecuencia he puesto a viajar la pelota en cualquiera de sus estructuras y torneos nacionales. Por hoy es todo, así que, sin más, nos vemos en la próxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here