Siempre se ha dicho por la familia Gourriel que Lourdes Jr. o Yunito, como también se le conoce, era el más talentoso de los tres hermanos. La varilla que le han impuesto su padre, otrora estrella de las Series Nacionales y el Equipo Cuba, y su hermano Yulieski, aún activo y pelotero que ha brillado donde quiera que ha jugado, ha sido bien alta desde sus inicios en el béisbol.

A pesar que aún no ha dado el gran salto que de él se espera, lo cierto es que sus números, poco a poco han ido progresando sus números y a sus casi cumplidos 27 años, está en el momento exacto en su carrera para demostrar todo su potencial.

En este 2020, su temporada comenzó bien, jugó seis partidos en julio en los que promedió para 318, empujando 3 carreras, un doble y un jonrón. Nada mal para arrancar motores.

Pero el mes de agosto lo llevó a un slump muy peligroso: entre el 4 y el 16 de agosto disputó 11 partidos, en los que bateó apenas para 150 (40-6), conectó apenas 2 dobles como extrabases, y no empujó ni una sola carrera. Todo parecía indicar que la temporada se le ponía cuesta arriba, pero entonces llegó el repunte que todos sus seguidores esperábamos.

La subserie contra los Orioles fue vital, entre el 17 y el 19 bateó de 14-5 con sus dos primeras empujadas del mes, iniciando así una cadena de 5 partidos en los que empujó 8 carreras con un jonrón incluído.

La racha se vio rota el 22 contra Tampa Bay, partido en el que entró de suplente y recibió dos boletos en sus dos únicos turnos al home.

En los dos últimos partidos se ha vestido de largo y ha conectado sus jonrones 3 y 4 de la campaña, sus números 34 y 35 de su carrera en las mayores (exactamente la mitad de los que ha conectado su hermano).

Otro dato que demuestra la eficacia de Lourdes Jr y su oportunidad, es el hecho que ha encontrado a 22 corredores en posición anotadora y de ellos ha remolcado a 10, bateando para 286 en esa situación de juego, con un doble y un jonrón para un slugging de 492.

En la segunda quincena del mes y hasta el cierre del juego de hoy, donde volvió a irse del parque por segunda jornada consecutiva, el menor de los Gourriel ha disputado 9 juegos, bateando de 33-12 para 364 con dos dobles y tres jonrones y nada menos que 11 remolcadas (1,22 por juego) 4 anotadas, tres boletos y 8 ponches, su OBP ha sido excelente, 417 y su SLU igual de enaltecedor, 606, lo que lo ha llevado a sumar un OPS superior a los 1000 (1023), lo que evidencia su ascenso ofensivo.

En lo paticular espero que no sea una simple racha, sino el inicio de una estabilidad ofensiva que todos esperamos de él. Sin más, nos vemos en la próxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here