Hablar de Liván Moinelo, para los Halcones de Softbank, es sinónimo de victoria. Su presencia en el box implica, en más del 85 por ciento de la veces, la victoria para su equipo.

En una liga, los llamados acomodadores, no tienen un papel tan mediático, pues rara vez se apuntan una decisión o salvan un encuentro, por eso se creó el Hold, una métrica que es, predominantemente para ellos. Pero la actuación del pinareño es tan descomunal que se roba día tras día los titulares de los medios.

Para los que no están familiarizados con el término, pues en nuestro país no se lleva esta estadística, un Hold no es más que un marcador ganador resguardado, pero para apuntarse un hold, existen algunas condiciones:

  • El lanzador debe entrar a relevar con ventaja en el marcador.
  • No puede ser el ganador del partido y deben cumplirse una de las siguientes 3 condiciones:
  • A la hora de relevar debe existir una ventaja igual o menor a 3 carreras y el lanzador debe preservarla por al menos un inning.
  • Entra a relevar, independientemente del conteo, con la potencial carrera del empate ya sea en base, al bate o en el círculo de espera.
  • El lanzador releva durante tres innings efectivos.
  • Tiene que sacar el lanzador al menos un out.
  • Debe abandonar el partido antes que éste haya terminado y su equipo no haya perdido la ventaja en ningún momento.
  • No se anota juego salvado.

Moinelo va tejiendo, partido por partido, la que puede ser su temporada consagratoria en el béisbol japonés. No por gusto, a día de hoy y trás 31 jornadas para su equipo, el zurdo vueltabajero marcha primero en holds de la Liga Central, con 13, y sexto en ponches, con 27, aún cuando solamente ha lanzado 15 entradas.

Pero la temporada de Moinelo va más allá, la estabilidad y la constancia a lo largo de la campaña, hacen de él, el acomodador más seguro de todo Japón, y sus salidas, se traducen a la postre, en sinónimo de triunfo.

Y no es obra de la casualidad que de sus 16 salidas, 13 hayan terminado en triunfos, con dos derrotas y un partido que terminó en empate. Lo cierto es que siempre es traído en partidos con marcadores cerrados, y bajo esa presión, el zurdo hace alarde de su calidad.

De las 17 victorias de su equipo, Moinelo ha influído directamente en 12 (70.6 %), pues 11 de sus holds terminaron en éxito, unido a eso, hay que sumarle un punto por juego salvado.

Impresionante ha sido la racha de 9 salidas consecutivas apuntándose Hold o Salvado, las 8 últimas con Hold, así como que, de sus 16 salidas, en 15 no ha permitido carreras, en 9 de ellas, ni siquiera ha permitido hits, y de esas 9, 7 han sido de manera perfecta (nadie embasado).

Otros datos que evidencian la seguridad de las salidas de Moinelo son que: en una sola ocasión ha permitido dos hits, en dos ocasiones ha dado más de un boleto y que solamente en 2 de sus salidas no ha ponchado.

Su capacidad ponchadora es tal qué, en 3 ocasiones ha ponchado a todos los rivales que ha enfrentado en el inning, ha propinado también 3 escones de ponches y en 10 de sus 15 salidas con más de un tercio, ha recetado dos o más cafés.

Otro dato adicional bien revelador es que, de los 45 outs que ha sacado Liván, el 60 por ciento es por la vía del ponche, un porcentaje espectacular.

Otro aspecto que lo hace un acomodador en extremo efectivo, es que el pitcheo diario le brinda mejores resultados, prueba de ello es que, entre las jornadas 5 y 16, Softbank disputó 12 partidos, de ellos, en 9 lanzó Moinelo, y sus números fueron:

8 INN – 0 CL – 3 H – 4 BBWHIP: 0.875 PCL: 0.00 AVE: 103 SO: 12

Además, es un lanzador muy controlado, para ser un ponchador, su promedio de 3 ponches por cada base que otorga, y su porcentaje de strikes, que es del 62.4 por ciento, nos dice que tiene las condiciones ideales para la función que realiza, y que, a sus 24 años, tiene para convertirse en una gran estrella del béisbol japonés, en incluso, para dar el salto a las mayores. Sin más, nos vemos en la próxima.

Moinelo en Cifras

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here