Por: Robiel Vega Aguilera. 
Fotos: Joel Río González. 

Mucho se ha hablado de Omar Carrero, todos sabemos la gran estrella que fue, la enorme calidad de este lanzador avileño, pero poco se ha hablado de la dimensión que tuvo la temporada 1976 en su carrera deportiva. Los que conocen mi estilo de escritura saben que no me gusta absolutizar, mucho menos en lo que ha béisbol se refiere, es demasiado polémico; pero estoy seguro que esta es una de las tres mejores temporadas de un lanzador cubano en toda la historia del béisbol después de 1959.

XV Serie Nacional

La hazaña comenzó en la XV Serie Nacional, allí, lanzando para los Ganaderos de Camagüey, logró, primero que nada, el título nacional, único en toda su carrera, cuando los agramontinos ganaron 29 y solo perdieron 9 desafíos, para un promedio excelente de 763. Carrero fue uno de los puntales de ese equipo, formó una dupla con el brazo de hierro, Lázaro Santana que fue indetenible, 16 victorias de las 29 logradas por los campeones, 8 por cada uno. Ambos fueron los colíderes en ese departamento.

Equipo Ganaderos, Campeón Nacional en 1976.

Pero lo de Carrero era de otro planeta, solo 4 carreras limpias en 78 entradas, el segundo PCL histórico de las series nacionales (0.46), producto de 5 lechadas y una actuación invicta, ni una sola derrota en toda la serie (8-0). En todos los departamentos señalados logró el liderato de la serie, y lo hizo, además, en los ponches con 94 y solamente regaló 10 boletos en todo el torneo.

Como resultado de estos impresionantes números, Omar Carrero se convirtió en el segundo lanzador en lograr la triple corona de picheo (G y P, PCL y SO), fue nombrado el mejor lanzador de la serie y el jugador más valioso de todo el campeonato

II Serie Selectiva

La campaña de Omar Carrero no quedó solo en la Serie Nacional, en la Serie Selectiva de ese año, torneo donde las seis provincias que en aquel momento constituían nuestro país, aglutinaron a los mejores exponentes de los diamantes cubanos, el derecho avileño demostró que su designación como MVP de la Serie Nacional no fue obra de la casualidad. Impuso un record que quedó para la historia de los torneos selectivos, un PCL de 0,62 (116.1 innings y 8 carreras limpias), única vez en ese tipo de eventos que se bajó de una limpia por juego de nueve innings.

También resultó líder en lechadas, con otro record para el torneo, 6 blanqueadas fue completamente insuperables en un torneo donde la calidad de los bateadores estaba muy concentrada.

En aquella Selectiva alcanzó el tercer lugar con el equipo Camagüey (32-22-592). Oro y bronce en un mismo año, nada mal.

El cuarteto de abridores del equipo Camagüey en la II Serie Selectiva (Omar Carrero en el extremo derecho)

Si miramos los dos torneos por separado, tal vez no alcancemos a dimensionar la hazaña, pero si tenemos en cuenta que en toda esa campaña (92 partidos entre Serie Nacional (38) y Serie Selectiva (54)), lanzó un total de 194.1 innings y solo permitió, si, escuchen bien, 12 carreras limpias, para un impresionante Promedio de Carreras Limpias de 0.56 y sí, 11 lechadas entre ambos eventos, la mayor cifra en una temporada nacional en toda la historia.

Serie Mundial Amateur Italia 1976

Como colofón de tan impresionante año, Carrero resultó el líder del picheo cubano, 4 victorias sin derrota y un promedio de carreras limpias de 0.61, lo convirtieron en un puntal en la consecución del título de campeón mundial amateur.

Omar Carrero (derecha del trofeo) fue uno de los baluartes del Equipo Cubano campeón mundial en Italia 1976.

Por todos estos resultados, el Guajiro de Florencia fue seleccionado ese año entre los diez mejores atletas de Cuba y de America Latina. Sin lugar a dudas es una de las temporadas más completas para un lanzador en Series Nacionales. ¿Qué creen?

El Rey del “Costa Lazo”, Omar Carrero, durante el Campeonato Mundial Italia 1976.

 20 Total de Vistas,  1 Vistas del Día

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here