Foto: Joel Rio Gonzalez

Explicaciones que a nadie convencen, “olvidos” que no se perdonan. Que en una elección de estrellas siempre se corren riesgos de no complacerá a todos, no se lo cree ni mi niña de 8 años.

Que el artífice de 7 títulos para la tierra santiaguera (4 como jugador y 3 como manager), el capitán por más de 20 años de las Avispas y por más de 15 de la Selección Nacional, el doble campeón olímpico, el campeón mundial en todas las categorías, el Ídolo de Palma Soriano, el Tigre, El Capitán de Capitanes, el líder, el amigo, el compañero, el jugador que todo manager deseaba en su conjunto.

Que Antonio Pacheco sea un “olvido”, o una opción estudiada y no aprobada, cuando nombres como Frank Tamayo (Mis respetos para el 22) o el propio Higinio, sí señores, Higinio, estén incluídos por delante del Capitán, no, en este caso compañeros de la Comisión Provincial de Béisbol de Santiago de Cuba, era mejor quedarse callado, porque esa historia no la compra nadie.

Desgraciadamente se sigue mezclando la política con el deporte, como en todos los aspectos de la vida, y los cubanos estamos realmente cansados de que actos bochornosos como éste ocurran así porque sí, porque como dice el gran Carlos Varela, La Política no cabe en la azucarera, y mucho menos en un terreno de Béisbol.

Pacheco, en el olimpo santiaguero, solo tiene, en mi opinión, 3 peloteros a su mismo nivel: El Tambor Mayor, Orestes Kindelán, y dos Leyendas del picheo: Braudilio Vinent y Norge Luis Vera. Cualquier otro atleta, es realmente inconcebible que sea colocado delante del Capitán.

Me siento realmente complacido de que nuestras voces se hayan unido en un mismo mensaje, El Capitán de Capitanes está en el corazón de su pueblo que no lo olvida, no importa que nos quieran borrar la memoria histórica. Es todo por ahora, así que sin más, nos vemos en la próxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here