Home Béisbol Béisbol Cubano Leñadores (2003-2006) El preámbulo de una nueva era.

Leñadores (2003-2006) El preámbulo de una nueva era.

0

Por Robiel Vega Aguilera

Hoy Curiosidades del Béisbol y Leña TV se unen para darle una previa de un documental del periodista Pavel García que definitivamente tiene carácter de material histórico. Este documental será presentado mañana y en él se hace un recorrido por las actuaciones de los Leñadores de Las Tunas, en el justo momento cuando comenzaron a llamarse así.

Pero a manera de Introducción, y para ponerlos en contexto, debemos remontarnos al año 2002, cuando Ángel Sosa tomó las riendas del equipo Tunero. La representación del Balcón del Oriente del país venía de obtener tres últimos lugares en sus últimas 5 participaciones y dos de ellas en las temporadas precedentes. Ni siquiera el genio de un grande del picheo, como Ángel Guerra, o el conocimiento científico de quien se proclamara Subcampeón Nacional en la Liga de Desarrollo de 1998 con Cañeros, Rolando Ponce de León, pudieron sacar del bache a un equipo acostumbrado a perder.

Durante su primera incursión como timonel de los Leñadores, Ángel Sosa no tuvo mayor suerte que sus antecesores, 25 victorias y 65 derrotas fue el resultado de aquella 42 Serie Nacional.

Con un bateo de espanto (cuartos con 308 de Average y 93 cuadrangulares en 90 desafíos), liderados por un Osmani Urrutia en pleno esplendor (421 AVE – 13 HR y 72 CI), alcanzando su tercer título de bateo consecutivo sobre 400. Con un Joan Carlos Pedroso en su temporada consagratoria, rompiendo el record de jonrones para una Serie Nacional con 28, con 77 remolcadas y un SLU de 645. Un Danel Castro que estuvo imparable (349-10 HR, 56 CI, 68 CA y 106 H) y por último, un Amaury Suárez, en su mejor temporada ofensiva (378-130 Hits-64 CI siendo segundo bate y con 11 jonrones, algo inusual en él.)

Pero amén de esa temida ofensiva, la defensa estuvo realmente deficiente, penúltimos con 120 errores en 90 desafíos, a un promedio de 4 errores cada tres partidos, un average defensivo de apenas 966 y la realización de 114 dobles play (1.27 por partido).

El picheo fue igualmente dramático, le batearon ni más ni menos que para 330 y su PCL fue de 7.62, único por encima de 7 del campeonato, así no se puede ganar en el Beisbol. El mejor lanzador del conjunto fue el veterano José Miguel Báez (6-10 con 4 JS y un PCL de 5.40).

Pero para bien del béisbol tunero, el manager Ángel Sosa no fue sustituído, por que su segundo año al frente del conjunto marcó un antes y un después en la historia de la pelota en esta oriental provincia.

Se impuso record en victorias para una serie, 44, se avanzó del lugar 16 al noveno puesto, la ofensiva se mantuvo a gran altura (segundos con 312 de average y primeros en jonrones con 91), pero se avanzó indudablemente en aspectos de juego que siempre fueron una pesadilla para los verdirrojos.

La defensa bajó los errores de 120 a solamente 87 (séptimos con 976 AVE) y el picheo bajó más de dos puntos en el PCL (aunque fueron penúltimos con 5.51) y aunque le siguieron bateando para más de 300, bajó la ofensiva permitida en 22 puntos.

Aquel conjuntos tuvo varios protagonistas, pero sería imposible dejar de mencionar la mejor temporada ofensiva (y esos son palabras mayores) del Señor 400 Osmani Urrutia, imponiendo record en AVE para una Serie con Galáctico 469 (258-121) y llevándose el liderato compartido en remolcadas con 67, pero 20 de ellas fueron para remolcar el empate o la ventaja.

Otro indispensable de ese equipo fue Yordanis Scull, líder en hits con 131 y en anotadas con 74, un average de 352 y con 18 bases robadas en 26 intentos, fue el mejor primer bate de toda la serie.

Amaury Suárez y Pedroso volvieron a brillar, aunque sin números tan espectaculares como en la anterior contienda. Danel Castro volvió a ser bujía inspiradora, desapareciendo 17 pelotas, líder del equipo y segundo del campeonato, siendo además el segundo mejor empujador del equipo con 59.

Desde la lomita lo mejor estuvo en el picheo de relevo, con un José Miguel Báez en su temporada de despedida, con 6 victorias y 3 derrotas y 8 JS, con un muy buen PCL de 3.78. Otro destacado fue el mejor relevista tunero en Series Nacionales, Damichel González, con 11 victorias y 6 derrotas y 3 JS. De los abridores el mejor fue sin dudas Ubisney Bermúdez (9-7 y 3.84 PCL).

Como nota adicional les digo que aquella actuación le dio la posibilidad al mánager Ángel Sosa de dirigir el equipo Orientales en la tercera Súper Liga, allí, con la participación de Joan Carlos Pedroso, Osmani Urrutia, Danel Castro, Yordanis Scull, Amaury Suárez, Damichel González y Ubisney Bermúdez, lograron hacerse del título al derrotar en la gran final a Industriales 2 juegos por 1.

En la Serie 44 el equipo continuó motrando mejoría, y ya se veía como un conjunto con posibilidades reales de lograr la clasificación a los Play Off. Se volvió a mejorar la marca de victorias, ahora con 47 y se mantuvo el noveno lugar, a solo tres juegos de la clasificación a los Play Off, solo faltó el empujón final.

En cuanto a las estadísticas colectivas, en el bateo se terminó en la quinta posición con average de 291, aunque fueron segundos en jonrones con 84 y nuevamente segundos en carreras anotadas. A la defensa continuó la mejoría, ahora se hizo para 978 (84 errores), cuartos en ese departamento. El picheo siguió siendo el talón de Aquiles, lugar 14 del campeonato con 4.80 de PCL y el cuarto más bateado del torneo con 295.

A nivel individual destacó el quinto título de bateo en línea de Osmani Urrutia, primero por debajo de 400 (291-112-385), el liderato en Bases Robadas de Yordanis Scull, con 35 y el segundo título jononero de Joan Carlos Pedroso, ahora con 27.

Nota aparte merece el Gigante de Évano pues, en esa temporada, en la cuarta Super Liga, disparó 14 jonrones en 28 juegos, resultando líder y recordista para ese torneo, y en el Play Off por el tercer lugar, vistiendo la franela de Santiago de Cuba, pegó su cuadrangular 42 de la temporada, en 93 desafíos jugados, y 379 VB, para una frecuencia espectacular de un jonrón cada 9.02 VB. En otras palabras, un jonrón cada dos juegos.

Destacó también, nuevamente Danel Castro con 17 jonrones, 64 remolcadas, pero siendo líder con 27 veces impulsando empate o ventaja.
En el picheo destacaron las 11 victorias de Ubisney Bermúdez y los 8 juegos salvados de Damichel González, líderes del equipo en ambos departamentos, también el pinareño Reinier Hernández con 7 victorias y 6 derrotas, y Wilbert Verdecia con 6 y 4. Aquella sería la última temporada con Ángel Sosa al mando.

La Serie Nacional 45 trajo consigo un cambio de mando, Rolando Ponce de León tomó nuevamente las riendas del equipo, pero, aunque mejoró los resultados de su anterior etapa con la selección, no pudo continuar el ascenso que en las últimas temporadas habían experimentado los leñadores.

Se vio un equipo falto de contundencia en los momentos decisivos y una vez más faltó gasolina en el último tercio de la campaña.
Se lograron la misma cantidad de victorias que en la temporada precedente (47-43), pero se descendió un lugar en la tabla final de posiciones (10mo) y los números del equipo fueron inferiores en dos de los tres renglones fundamentales de juego:

El bateo volvió a ser el punto fuerte, 312 de average, aunque el bateo de largometraje descendió (76 HR). La defensa descendió (112 errores y 972 AVE) y el picheo, nuevamente estuvo por encima de las 5 limpias (5.14) y fue bateado para 301.

Lo más destacado de aquel conjunto fue el inicio de una nueva horanda deleñadores que sería la previa de lo que en años posteriores sería un equipo ganador:

Debutaron Yordan Batista, Henry Urrutia y Jorge Yhonson. Y peloteros como Andrés Quiala y Yordanis Alarcón, comenzaron a elevar su rendimiento.

El mejor del equipo, sin dudas, fue el León de Macagua 8, Osmani Urrutia Ramirez. Amén de perder su sexto título de bateo en línea, promedió para 425. En impuso record en hits conectados para el equipo con 135, y en bases intencionales, siendo además líder, nada menos que con 27, nadie le quería lanzar. Por último señalar que empujó 70 carreras y 21 ocasiones empujó el empate o la ventaja. En ese último aspecto el más destacado fue Joan Carlos Pedroso, haciéndolo en 24 ocasiones, siendo además el líder jonronero de equipo con 22 y el máximo empujador con 72.

Nuevamente destacaron Danel (307-45 CI y 51 CA), Amaury Suárez (340-56 CI-63 CA y 121 H), y Yordanis Scull (294-70CA y 11 BR), aunque también se incorporó el jardinero capitalino André Quiala, con su primera gran temporada (331-45 CA – 11 BR – 48 BB y un OBP de 422, excelente para un noveno bate.)

Hasta aquí este recorrido por estas cuatro temporadas, las que precedieron al inicio de una etapa donde los Leñadores se convirtieron en un equipo de respeto, asiduo invitado a la fiesta de los play off y como colofón, campeón nacional y triple medallista en Series Nacionales.

Espero disfruten de este material que nos hará recordar momentos inolvidables del beisbol tunero, y a los que no tuvieron la suerte de vivir aquella etapa de nacimiento de una nueva mentalidad, cuando Las Tunas pasó de ser la Cenicienta, a convertirse para siempre, en los Leñadores del béisbol cubano.

Este documental será presentado mañana en el canal Leña TV, al cual pueden subscribirse a través del siguiente enlace

Suscripción Leña TV

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Salir de la versión móvil