Es cierto que las derrotas duelen, y pesan, sobre todo cuando son partidos que se tienen en el bolsillo, pero si hay algo que es digno de admirar en esta versión de los Leñadores es su capacidad para salir de esos malos momentos.

No cualquier equipo sale de un mal inicio como salieron los nuestros, perdiendo un gran número de partidos, sufriendo barridas escandalosas y dejando una muy mala imagen ante la prensa y ante su público.

Pero los comandados por Pablo Civil han demostrado por qué son el equipo más estable de los últimos 4 años, y hablo en presente porque luego de copar el podio en las ediciones 57 (Plata), 58 (Oro) y 59 (Bronce), a día de hoy se sitúan con 30 y 22 en la cuarta plaza de la tabla y a apenas 2 juegos del líder Matanzas.

Luego de aquella racha de 9 victorias en línea que nos catapultó hasta la zona de clasificación, vino un derrota ante Matanzas que a muchos alarmó, sobre todo porque era un partido donde iban con ventaja. Pero a la jornada siguiente, y con el partido debajo ante los Elefantes, los del Balcón del Oriente sacaron la casta y no sólo remontaron el partido, sino que no dieron tregua a los Cienfuegueros y los barrieron en su propia casa.

Luego de la doble victoria ante Villa Clara, vendría la derrota por Nockout, y nada menos que contra Industriales en nuestra propia casa y nuevamente se encendieron la alarmas, sobre todo porque al día siguiente, y otra vez en la segunda entrada, los Azules le fabricaban tres al astro Carlos Juan Viera y nuevamente estábamos abajo. Pero poco a poco, en cada entrada, los Leñadores se fueron recuperando y volvieron a remontar el encuentro y no les tembló el bate para definir la subserie un día después con un Yoelkis Cruz como en sus mejores días.

Este sábado sufrimos una nueva derrota, costosa, en un partido prácticamente ganado, y nuevamente los nuestros supieron sacar el extra, olvidar lo sucedido y derrotar en par de ocasiones a unos piratas que se mostraron en extremo complicados y siempre vendieron cara su derrota.

Es cierto que faltan detalles, la defensa sobre todo, que siempre nos tiene con el credo en la boca en los finales de partido; pero por sobre todo, es digno de admirar la capacidad recuperativa de este equipo y su fuerza mental para superar baches y malos momentos, y eso, al final, es un factor determinante para cualquier equipo que aspire a ser campeón, por que las cosas no siempre van a salir bien, lo más importante es pasar página y volver a empezar. Por hoy es todo, sin más, nos vemos en la próxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here