Por Mandy Martínez

Poco mencionado en nuestros medios de prensa y por los seguidores del beisbol cubano, pero importante dentro de nuestra historia beisbolera, son los comienzos de la Liga cubana de Béisbol Profesional, esa que contaba con equipos como el Almendares, Carmelitas de la Fe, Matanzas, Habana, Progreso, Cárdenas, entre los más representativos.

En estos inicios, dentro de las décadas de 1880 y 1890 se produjeron varios hechos significativos para la pelota cubana, de los cuales les entregamos algunos de ellos para que los guarden en sus archivos personales.

El primer campeonato de la llamada “Liga cubana” se celebró desde el 29 de diciembre de 1878 hasta el 16 de febrero de 1879 y sobresalieron figuras como Emilio Sabourín, Esteban Bellan, Rodrigo Saavedra, Carlos Macia, Adolfo Luján y Antonio Ma. García.

Emilio Sabourín
Emilio Sabourín

Los terrenos utilizados fueron los de El Vedado (actual Línea y G donde se encuentra el hospital gineco-obstetra América Arias), Tulipán y el Palmar de Junco. Ese primer campeonato fue ganado por el Habana, con Esteban Bellán como manager.

Esteban Bellán
Esteban Bellán

Uno de los jugadores más sigificativos y dignos de no olvidar fue el lanzador Carlos Maciá, del Almendares, quien tiene en su poder varias marcas para el beisbol cubano. Una de ellas fue la ocurrida el 25 de diciembre de 1879, cuando tocó por primera vez la bola con ánimo de embasarse y no de sacrificarse. Trece años después (1892), John McGraw lo hizo por primera vez en las Grandes Ligas, siendo secundado por Wee “Willie” Keeler poco después.

El 13 de febrero de 1887, Macia se anotó el primer “no hit no run” de la pelota organizada en Cuba, que se tengan registros. Ese día blanqueó a los Carmelitas de la Fe, ganado su equipo 38 carreras por 0, en ese juego los ganadores conectaron además 32 hits.

En la temporada de 1881-1882 el polifacético jugador José María Teuma, quien jugaba todas las posiciones y además lanzaba, se convirtió en el primer bateador ambidextro en la historia del beisbol cubano.

En la campaña de 1885-1886 se utilizó, por primera vez, el peto protector para los receptores y en 1891 los hermanos Ubaldo e Ignacio Alomá, nacidos en Cienfuegos, introdujeron el beisbol en la Repúbica Dominicana.

En este mismo año se produjo, por primera vez, la visita de un equipo de Grandes Ligas conocidos como los “All Americans” y dirigidos por Al Lawson; dentro de su nómina aparecía John McGraw, quien regresaría 20 años después al frente de los Gigantes de Nueva York, pero que en esta ocasión aprovechó para copiar la forma de embasarse de Carlos Macia, de ahí que se diga que el toque de bola con este fin es un “invento” cubano.

John McGraw
John McGraw

Fuentes:

  • “Orígenes del beisbol cubano. El Palmar de Junco”. Por: Alfredo Lauro Santana Alonso y Reinaldo González Villalonga.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here