Si hay una realidad demostrada en el juego de béisbol es que no gana el que más batee, sino el que más carreras produzca. Siguiendo esta máxima del béisbol, en la tarde de hoy, el avileño Luis Robert Moirán optimizado al máximo su ofensiva, y le bastó un solo batazo, para darle la vuelta al partido sentenciar la derrota de Los Tigres de Detroit.

Sólo centímetros faltaron para presenciar el primer grand slam de Luis Robert en su corta carrera en el máximo béisbol mundial. Aunque su largo doble siente para remolcar las tres carreras decisivos del encuentro y más adelante anotar la de la tranquilidad.

En un partido atípico, donde sólo alinearon dos cubanos (Abreu fue el otro), a pesar de, entre los dos conectar ese solitario indiscutible, sí remolcaron 4 de las 7 carreras de su equipo, anotando además una y participando en otra, pues el Rolling conectado por Abreu para empujar carrera, sirvió además para avanzar hasta tercera a un corredor qué más adelante anotó por sencillo.

De esa manera, y como demostrando la máxima inicial, con un solo hit en 9 turnos, los cubanos tuvieron influencia directa en 6 de las 7 carreras de los White Sox.

Foto Tomada de la Cuenta Oficial de Twitter de los Chicago White Sox.

Después de este partido, Luis Robert llega a 9 remolques y 10 anotadas, produciendo ya 17 carrreras para su equipo. Mientras que Abreu se afianza como el máximo remolcador de los cubanos con 12 y el que más carreras anotadas, igualmente con 12 y el que más produce con 21. Sin más, nos vemos en la próxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here