Home Polémica No hay vergüenza si eres cubano.

No hay vergüenza si eres cubano.

3

Ayer se dió un hecho lamentable en la página de Facebook del Telecentro Telemayabeque:

Esta publicación, por suerte, ya no se encuentra en las redes, al parecer, la conciencia y la mesura pudieron más que el odio, o tal vez fue la presión, eso nunca lo sabremos.

Lo que es realmente vergonzoso es que aún se escuchen discursos de esa categoría en cualquier medio de prensa, y mucho menos en un medio oficial.

Las divisiones, la politización del deporte, el discurso retrógrado, el odio desmedido a aquellos que decidieron tomar otro camino, es, en gran medida, la causa principal de la crisis generalizada en todo el sistema deportivo.

El ajedrez, que tan buen nivel llegó a tener en nuestro país, hoy ha caído en el mismo abismo que tantos otros. Y como tantos otros, todo el talento está desgranado fuera de nuestras fronteras.

Vale la pena leer la respuesta de Lázaro Bruzón en su cuenta de Facebook, así como la de José Raúl Gallego.

Respuesta de Lázaro Buzón

Este tipo de publicaciones tan mediocres cuesta creer que vengan de parte de un medio oficial.Quizas es el momento ideal para aclarar algunas cosas.Cuando vivia en Cuba a lo largo de mi carrera varios de mis amigos se fueron a residir a otros paises,yo siempre mantuve excelentes relaciones con todos ellos.Seguian siendo mis companeros de equipos,en infinidad de veces compartimos fuera de Cuba,me quede en sus casas y jamas los vi de otra manera que como colegas y amigos,puedo decir con orgullo que siempre mantuve excelentes relaciones con todos esos Ajedrecistas que alla tildaban de traidores”.Hoy yo puedo dar las gracias a los Ajedrecistas y los cubanos en general que me siguen y en todo este tiempo que llevo fuera de Cuba me han mostrado su apoyo y carino.Eso me lo gane dandolo todo por mi deporte y siempre trate de dar lo mejor no solo de forma individual,si no como parte del movimiento ajedrecistico cubano.Eso me llevo a tener ciertos encuentros y cuestionamientos en algunos momentos pues jamas he aceptado lo mal hecho.Los 3 ajedrecistas que estan ahi ni siquiera nos quedamos con el pasaporte oficial,no abandonamos ningun evento,salimos de Cuba sin violar ninguna ley. Cual es nuestro delito? Que somos personas con criterio propio. Yo no sali de Cuba buscando absolutamente nada material,no lo necesitaba ni lo necesito ahora.Soy una persona muy feliz con una vida plena,mis triunfos son mi familia y mis amigos. Aunque en Cuba tenia muchas cosas positivas necesitaba crecer como ser humano,ya eso lo he dicho,el techo estaba muy cerca y repito que no hablo de dinero ni cosas materiales,no queria seguir siendo un ajedrecista sin lo basico para desarrollar mi Carrera,el internet.
Para los que todavia cuestionan o tienen la duda sobre el motivo por el cual un deportista no puede competir de forma normal por su pais residiendo en otro,eso preguntenselo a los dirigentes del deporte y de Cuba que han preferido que se hunda el deporte a flexibilizar politicas muy rigidas y pasadas de tiempo.En el mundo entero los deportistas viven donde entiendan y siguen representando a sus respectivos paises, eso mismo yo queria hacer, pero no me dejaron otra opcion.Los culpables que en Cuba no sea asi son esos mismos que nos llaman traidores y mercenarios.La verguenza y los esclavos son los que se prestan para hacer este tipo de publicaciones,repitiendo cosas sin ningun sentido y ninguna prueba.Mi deseo es pasar pagina a todo esto pero no bajare la cabeza ni dejare pasar ninguna calumnia de estos titeres.El que tenga cualquier duda o quiera debatir o preguntar lo que sea estoy dispuesto a debatirlo,siempre y cuando lo hagan con respeto.

Respuesta de José Raúl Gallego

Sí, realmente da mucha vergüenza que un medio de prensa esgrima este tipo de pensamientos. Lo más triste es que esto no son errores aislados, meteduras de patas ocasionales, iniciativas de un community manager entusiasta; son un proceder sistémico que responde a modos de pensamiento dominantes en quienes dirigen realmente el país y la prensa. Para escribir algo así no hay pretexto que valga, solo creer realmente en eso que escribes.
Ayer Leinier era el ídolo de Güines, hoy el telecentro que de seguro lo aplaudió durante años lo relaciona con términos como vergüenza y esclavitud. Hay muchos a los que les molesta ver felices y realizados a quienes deciden romper con el sistema que contribuyó a su formación, pero que también los usaba, limitaba y castigaba injustamente, o simplemente porque decidieron hacer su vida en otro lugar, lo cual es un derecho de cada quien.
Mucho éxito para todos esos ajedrecistas, sigan adelante y sepan que ese no es el sentir de la mayoría de los cubanos, de la gente común. Solo que ese sentir no tiene cabida en los medios del Estado.
Acá el link a la publicación: https://www.facebook.com/162674010537623/posts/1709871852484490/?d=n

No hay mucho más que decir. No importa donde estemos, como pensemos, que religión tengamos, que sistema político o económico defendamos, todos somos cubanos, y no hay vergüenza en ello.

Como nadie tiene el derecho de sembrar el odio, en el corazón de los cubanos. Somos una sola familia y hasta que las mentes retrógradas no entiendan que para representar las 4 letras, no hay que residir en la isla o tener un contrato patrocinado por las distintas federaciones del país, entonces volveremos a emocionarnos con grandes actuaciones individuales y colectivas en unos juegos olímpicos, y no a cuentagotas como hoy.

También dejaremos de preguntarnos al ver un joven talento surgir: ¿Cuánto tiempo le quedará? Porque sabremos que, no importa donde viva, o que camino tomar, que podrá representar a nuestro país, a su país. Sin más, nos vemos en la próxima.

3 COMMENTS

  1. Seria muy lindo y bueno que pudieran representar a nuestro pais porque a final de cuentas son cubanos y alli fueron formados. Es absurdo que no sea asi. Quién pierde? Cuba, que dedica tiempo y dinero en su formación para luego por leyes sin sentido no recibir el fruto que cosechó.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Salir de la versión móvil