Muchos han sido los records implantados en nuestras series nacionales, y siempre ha sido un tema muy polémico, debido a los constantes cambios de estructura que ha sufrido nuestro campeonato nacional.

Hoy les traigo a ustedes un grupo de marcas que, en mi opinión, y ya teniendo en cuenta la nueva estructura y pesar de los 125 juegos del calendario, son prácticamente imposibles de romper.

Records: Bateo

Comenzamos con el récord de Bateo: cuando Osmani Urrutia promedió para 469 en la serie 43 creímos que esa marca perduraría por muchos años, pero luego, en la versión 55 ocurrió algo sin presedentes, Yuliesky Gourriel, uno de los peloteros más mediáticos de Cuba, antes de abandonar la delegación cubana en la Serie del Caribe, conectó para 500, y se convirtió no sólo en recordista nacional, sino el primero y el único en lograr un título de Bateo sin estar presente en el país. De todos modos está marca la veo muy difícil de romper.

Records: Jonrones

Otro récord que en mi opinión van a dormir tranquilo por muchos años son los 36 Jonrones de Alfredo Despaigne de la LI Serie. Con los registros jonroneros actuales ni con 125 juegos se llega a semejante cifra.

Otros records parecían irrompibles pero ya no se ven así: Las 111 empujadas de Tato Bell en la XLVII Serie están al alcance, tomando como referencia las últimas marcas para 90 juegos.

Tato Bell y sus marcas impresionantes.

Hablando del santiaguero Bell, tiene algunas marcas que son bien difíciles de igualar o romper:
12 empujadas en un partido, 8 empujadas en una entrada y dos Jonrones con bases llenas en un Inning son marcas que hablan por sí solas. Llegar a 25 Jonrones y 25 robadas en una Serie y su récord de 7 Jonrones con bases llenas en una misma Serie parecen bien difíciles de romper.

Enriquito y sus estafas.

Enrique Díaz; fue un pelotero capitalino que tuvo una carrera muy longeva; y tiene dos marcas: una que parece van a perdurar en el tiempo: 55 bases robadas en una Serie parecen una quimera en la actualidad. Pero otra, la de 100 anotadas; si parece accesible con la nueva estructura. Así como los 152 hits del pinero Michel Enriquez en la serie 38, no parece que pueda perdurar muchos años más.

Marcas especiales irrompibles.

Otra marca imposible son los 1112 partidos jugados consecutivamente; por el camarero pinero Alexander Ramos Rabell; todo un ejemplo de entrega y amor a su camiseta.

Si de records estratosféricos se trata; los 37 juegos consecutivos bateando de hit de Rey Isaac en 1995 tienen un sitio especial; así como las 14 veces al bate consecutivas bateando de hits, de Ibrahim Fuentes en 1989. O los 7 extrabases consecutivos conectados por Elpidio Mancebo allá por el año 1968.

Y que me dicen de los 5 títulos de Bateo consecutivos de Osmani Urrutia (2001-2005); cuatro de ellos por encima de 400 (2001-2004) (otro récord); algo que parece de otro planeta.

Otro registro inigualable es; el promedio de ponches por veces al bate que logró el capitalino Urbano González en toda su carrera; 67 ponches en 2864 veces al bate, un ponche cada 42,75 veces.

Estos son algunos de los récords de bateo que para mí son irrompibles; si tienes algún otro que creas deba añadirse a la lista, deja tu comentario debajo de la publicación. Hasta la próxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here