Por Robiel Vega Aguilera

Como continuación del articulo anterior donde hablé de los récords en bateo que considero irrompibles en Series Nacionales, hoy voy a referirme a esas marcas de lanzadores cubanos que parecen perdurar en la eternidad.

En esta área, a mi entender, existen records mucho más difíciles de romper que en el Bateo. Dado sobre todo a la baja calidad de los lanzadores en nuestra Serie nacional, en sentido general y a la especialización del pitcheo.

El primer record que considero que nunca va a ser, ni siquiera amenazado es el que implantó el lanzador capitalino Ihosvany Gallego en el año 1972, 0.37 de PCL, señores, de eso ni hablar, el último lanzador que bajó de una carrera limpia por cada nueve innings fue el astro santiaguero Norge Luis Vera con 0.97, hace ya casi 20 años.

Ihosvany Gallegos
Ihosvany Gallegos en la actualidad: Imagen de OnCuba News.

Otro que está al mismo nivel de dificultad son los 20 juegos completos de Roberto Valdés y Emilio Salgado en el año 1969, con la regla de limite de lanzamientos estó se torna realmente imposible en el beisbol moderno; precisamente el propio Salgado impuso en esa misma serie otro record imposible para el beisbol moderno, 230.1 innings lanzados en una serie, sin comentarios.

Así podemos decir que las 20 victorias de José Ibar en la 37 serie se tornan intocables, y si a eso le sumamos que en la serie siguiente ganó 18, pues nada, 38 victorias en dos Series Nacionales consecutivas es de otro planeta.

Otro Habanero con una marca impresionante es Yulieski González, sus 15 victorias sin derrotas en la Serie 47 (2008), con el picheo actual, veo difícil que alguien gane 16 juegos sin perder. Además de que es récord de juegos ganados consecutivos en una Serie, también difícil de romper.

Pero si estas marcas parecen imposibles, hay una que resulta aún más espectacular, los 263 ponches de Maels Rodríguez en la XL Serie, amigos, esas son palabras mayores.

Un record negativo también imposible de igualar son las 127 bases por bolas que otorgó el matancero Gaspar ¨Curro¨ Pérez en el año 1969, ni con el descontrol reinante en esta época se alcanzan cifras parecidas.

Si nos vamos a las marcas de picheo en un juego de pelota tenemos varias que son toda una quimera.

Las 20 entradas lanzadas por el tunero Félix Núñez, el villaclareño Mario Véliz y el matancero Roberto Domínguez, este último en rol de relevo, podrán quedar para la eternidad.

Y que me dicen de los 22 ponches otorgados por el estelar zurdo Faustino Corrales a Holguin en la XL Serie Nacional, amigos, solo son 27 outs, se imaginan sacar 23 por la via del ponche, no se, muy improbable.

Otras marcas especiales que quedarán para la historia son los dos no hits no run consecutivos lanzados por Aquino Abreu a Industriales y Occidentales en el año 1966, los que fueron por cierto los primeros en Series nacionales, de los cuales se desprende otro record, 19 entradas consecutivas sin permitir hits… inalcanzable.

Y hablando de no Hit no Run, pues que un lanzador vuelva a lanzar tres juegos de ese tipo en tres años consecutivos es bien difícil, pues que lo haga cuatro, no sé, lo dejo a su consideración, pero en mi opinión, la marca de Juan Pérez Pérez descansa tranquilamente.

Otra marca especial que se perpetuará en el tiempo son los 47.1 innings lanzados por el pinareño Maximiliano Gutiérrez en el año 1978 sin permitir carreras. En la actualidad, no creo que ocurra.

Y que me dicen de los 10 ponches consecutivos propinados por el capitalino Manuel Hurtado en 1970 a Matanzas, una marca de mucho respeto, así como los tres juegos iniciados consecutivos en un Play Off de Lázaro de la Torre, en el 2001 contra Pinar del Río,con las reglas de picheo actuales resulta casi imposible.

Si no vamos a las marcas de por vida tenenemos topes que creo pasaran muchos años sin ser alcanzados, si es que algun día se logra.

Las 257 victorias del rascacielo pinareño Pedro Luis Lazo, los 2509 ponches de Rogelio García, los 265 juegos completos del Meteoro de la maya Braudilio Vinent y el 1.50 de José Antonio Huelga en Promedio de Carreras Limpias son metas inalcanzables para el picheo cubano actual.

La próxima entrega será la última, y me refiré a los records colectivos más espectaculares. Los espero, como siempre, si tienen algún record espectacular que creea que deba incluirse en este lista deje el comentario en la publicación. Hasta la próxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here