Con el cambio de estructura y el aumento por primera vez en la historia de las Series Nacionales a más de 100 desafíos (125 en total) muchos records para una temporada parecen temblar, otros, no tanto y algunos seguirán inquebrantables por muchos años más. Ojo: aclaro que solo me referiré a los records para una temporada, dado que ni para los records para un juego, o las marcas especiales importan la cantidad de juegos jugados.

En Peligro

Mirando los liderasgos en las últimas temporadas, podemos determinar algunas proyecciones para el 2020. El primer record que parece no va a durar mucho más es el de Michel Enriquez; con 152 hits, Super 12 implantó una marca que parecía eterna, pero si tenemos en cuenta que en la última campaña el líder en hits fue Yordanis Alarcón con 129 en 90 juegos, da una media de 1.43 hits por partido, si ese número lo multiplicamos por 125, da un aproximado de 179 inatrapables, en cualquier caso, la diferencia es suficiente para cuando aún la frecuencia sea mucho menor, el record se rompa; parece inevitable.

records Michel Enriquez
Super 12

Otro record, del propio Michel Enríquez compartido con Alfredo Despaigne, el de dobles, 37. En los últimos años los líderes han estado rondando los 30 dobles, con una media entre 29 y 28. Tomando como patrón 28 dobles en 90 juegos, la marca quedaría en 39, también parece accesible.

Alexei Bell en el año 2008 implantó un record que parecía intocable, pero mirando los patrones de comportamiento de los líderes impulsores en las últimas tres series, parece inminente una nueva plusmarca. Los liderazgos han oscilado entre los 83 y 89, con una media de 86, cifra que llevada a 125 partidos da un posible record de 119 remolcadas.

Alexey Bell
Las 111 empujadas de Bell corren peligro con la nueva estructura.

En el caso de las anotadas, si bien en la última campaña la marca fue bien discreta (66), en los años anteriores los líderes Yunieski Larduet y Guillermo Avilés lograron registros importantes (88 y 84 respectivamente). Tomando como referencia unas 80 anotadas, el record actual podría aumentarse hasta las 111, 11 más que las 100 de Enrique Díaz en el 2003.

reords Enriquito
Las 100 Anotadas de Enriquito parecen alcanzables con la nueva estructura, aunque sus 55 Bases Robadas parecen descansar tranquilamente.

En el apartado de los boletos; el único que parece capaz de romper la marca de 113 bases recibidas es el propio recordista, Frederich Cepeda; ninguno del resto de los participantes en la Serie tiene registros ni siquiera parecidos al del espirituano.

El apartado de ponches, también parece que tendrá un nuevo recordista; en la última serie el líder fue Jorge Luis Peña con 74 cafés en 90 desafíos; llevados a 125, la cifra ascendería a 103,6 más que los que en 2004 se tomara el receptor espirituano Reinier Yero.

Records que parecen intocables.

Hay registros en nuestras series nacionales que aún con el aumento de partido; parece difícil que puedan ser superados; al menos tomando los comportamientos en los últimos años. Un primer departamento son los triples, uno de los records más longevos de nuestra pelota, data de 1969 y la cifra llega a 13. En los últimos 3 campeonatos; los líderes no han superado los 6 batazos de tres esquinas; llevados a 125 se quedan en 8 o 9, de igual forma. Muy lejos de la marca del Gamo de Jovellanos.

wilfredo
Uno de los records más longevos de Cuba no parece correr riesgos.

Otro departamento que en mi opinión no tendrá variación es el de los jonrones. En los últimos campeonatos solo se ha podido llegar, máximo, a 20 para la calle. Con esa frecuencia el líder podría estar sobre los 28 cuadrangulares, 8 menos que los que conectara Alfredo Despaigne en el 2012.

Records: Despaigne
Los 36 Jonrones de Despaigne no parece que puedan ser alcanzados aún con el aumento de partidos.

De Otra Galaxia

Las 55 bases robadas de Enriquito Díaz, sobre todo en 65 juegos, parecen de otro planeta. La mayor cifra de los últimos años ha sido de 30; en la serie 58, de Yunieski Larduet. Tomando esa marca como base tenemos que el liderato pudiera llegar como máximo a 42, bien lejos de la plusmarca del capitalino.

Uno de los records que ha sido beneficiado con el cambio de estructura es la de Bateo; a mayor cantidad de encuentros, más difícil es mantener un promedio alto. Por lo que los 500 de Yulieski Gourriel, e incluso, los 469 de Osmani Urrutia, para los que defienden la autenticidad de ese record, parecen descansar más en paz que nunca.

records: Yulieski
El récord de 500 del Yuli parece perdurar en el tiempo.

Por hoy es todo; en la próxima entrega abordaremos los records de picheo. Si usted está de acuerdo o no con este análisis, no deje de comentar esta publicación, su criterio siempre es de mucha ayuda. Hasta la próxima.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here