📸 Joel Río González

Cuándo a cualquier especialista en Béisbol Cubano le preguntabas, ¿Cuáles son los récords que consideras “irrompibles” de la Pelota Cubana? Uno de ellos, de los infantables, era el récord de Rey Isaac de 37 juegos consecutivos bateando de hit.

Esta temporada, rica en marcas, cifras redondas y récords, nos ha regalado una de las, en mi opinión, más espectaculares plusmarcas de la historia de las Series Nacionales. Señores, nadie hubiera imaginado que alguien pudiera romper la barrera de los 40 juegos consecutivos bateando de hit y hoy, César Prieto lo ha logrado.

Tras esta doble jornada, incluyendo el juego sellado que le permitió sumar de golpe y porrazo, 5 partidos más a su cadena que ya iba por 35. A segunda hora bateó de 2-1, extendiendo su impresionante récord hasta 41, y contando.

Cabe recalcar que, no por gusto, por 25 años se mantuvo intocable la marca del Jardinero santiaguero. Y es que grandes de nuestro deporte nacional lo habían intentado, pero nadie había podido llegar a tanto.

Vencer la presión y los juegos de 7 innings, incluso menos, donde en muchas ocasiones las oportunidades de hits se le reducían. Pero César Prieto parecía tocado por los dioses y siempre se las arreglaba para, sin importar rivales, arrancar al menos un indiscutible en cada partido.

Fue Rodolfo Noris, de los Toros de Camagüey, el Lanzador que pasará a la historia por recibir el hit definitivo que llevó al camarero Cienfueguero a lo más alto del Olimpo Beisboleros Cubano.

He escuchado criterios de si los hit de César son sin hombres en Bases, que si no es oportuno, amigos, un récord de este tamaño es para quitarse el sombrero.

Y recordemos que César Prieto es un primer bate, cuyo objetivo principal es embasarse y anotar carreras, y hasta este minuto es líder en hits, anotadas y Average. Manteniendo un ritmo de hits conectados muy superior al que llevaba Michel Enríquez en el año 1999 cuando Implantó su récord de 152 indiscutibles.

Hasta este momento, César acumula 80 hits en 46 juegos jugados, para promedio de 1.74 por partido, mientras que Michel conectó 152 en 90, a ritmo de 1.69. Desgraciadamente, por la duración de la Serie, para César llegar a 152, tendría que batear a ritmo de 2.02 por partido, algo que parece realmente imposible.

Aún así, lo logrado por César ya está en la historia de las Series Nacionales y aún no sabemos dónde terminará. Por hoy es todo, sin más, nos vemos en la próxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here